academia de ceramica online intangible

“¿cerámica? ostras, ¡qué chulo! ¡me encantaría probarlo!”

Es la típica frase que me decís cuando os cuento que hago cerámica. Y las que sabéis que soy profesora y que me encanta enseñar, insistís para que os haga ni que sean un par de clases para enseñaros lo más básico para empezar.

Pero la cerámica no es una técnica sencilla, aunque fue de las primeras de la historia de la humanidad. El modelado del barro que seguramente os viene a la cabeza cuando hablamos de cerámica, es sólo una parte de todo el proceso.

Antes de empezar a modelar, especialmente si trabajamos con barro reciclado, será necesario que lo pastemos para homogeneizarlo y sacarle todo el aire que pueda tener. Una vez listo, podremos moldearlo con la técnica que sea más adecuada para cada pieza. Cuando hayamos terminado, habrá que dejar secar el barro despacio vigilando que no se resquebraje. Antes de que se seque por completo, cuando se encuentra en dureza de cuero, podremos terminar de trabajarlo o decorarlo con engobes.

Una vez seco se le pueden pulir los últimos detalles y hacerle una primera cocción, llamada bizcocho, a unos 1.000C. Después de esta, podremos decorar la pieza con esmaltes y fijarlos con una segunda cocción. ¡E incluso una tercera!

Como veis, es todo un mundo, ¡pero apasionante! 🙂

Por eso he pensado que os iré compartiendo lo que he ido aprendiendo a lo largo de los años en el taller de cerámica de argentona y lo que voy aprendiendo en el cfgs de cerámica artística. Porque todas aquellas que queráis, os vayáis introduciendo 🙂